DESDE MI ESCRITORIO

septiembre 2020

Un llamado a servir y liderar como el maestro Jesús

 Son muchos los que desean tener en sus vidas un llamado de Dios. Anhelan un llamado a la pastoral o un llamado a las misiones en otros países. Otros anhelan ministerios como evangelistas e incluso, algunos desean ser maestros. Pero existen otros tipos de llamado como lo es, el llamado a servir a los demás. En los ministerios antes mencionados hacemos todo lo posible para el beneficio del adelanto del reino de Dios en la tierra y para ganar vidas para Cristo. Pero como dice el Dr. Richard Foster; “En el servicio quedamos proscrit

os a lo mundano, lo ordinario, lo trivial”. (Foster, 2009) Es porque el servicio va dirigido al prójimo, esto es, al hermano en la fe, al inconverso, al conocido y al desconocido, al amigo y como cristianos, aún al enemigo. Un servicio es un conjunto de actividades que buscan satisfacer unas necesidades.

Una de las grandes cualidades que debe tener un servidor es la humildad. Esta fue la gran lección de Jesús a sus discípulos. Reunidos los discípulos para celebrar la Pascua y sabiendo ellos que sus pies debían ser lavados, nadie lo hizo, nadie se ofreció ya que esa tarea correspondía a los menores. Ellos posiblemente se creían demasiado “grandes”. Pero Jesús, la luz del mundo, el Verbo de Dios hecho carne, al ver esto se ciñó la toalla y lavó los pies de todos. (Juan 13: 1-17) El verdadero servidor no está buscando ser alabado por su servicio, no busca posiciones lo hace con amor y sin esperar nada a cambio. La madre de los hijos de Zebedeo pretendía grandeza para sus hijos (Mateo 20: 20-28) a lo que Jesús le contestó que, el Hijo del Hombre no había venido para ser servido sino para servir. Así lo hizo Jesús por la humanidad. De todas las disciplinas espirituales clásicas, la disciplina del servicio es la que más conduce al crecimiento y a la humildad. (Foster, 2009)

Entre todos, los primeros llamados a servir son los líderes. Jesús fue el líder por excelencia, claro, no de acuerdo con los parámetros seculares de hoy. Un líder tiene seguidores fieles. Sobre esto John C. Maxwell comenta; “El que piensa que dirige y no tiene a nadie siguiéndole, sólo está dando un paseo”. Jesús tuvo, por un breve período, un grupo que le siguió, pero, como dice el Dr. Bredfeldt; “Cuando fueron confrontados con la realidad de ser sus discípulos, ninguno se mantuvo al lado de Jesús”. (Bredfeldt, 2011) Pero el servicio y liderazgo de Jesús logró influenciar tanto que provocó que un pequeño grupo de seguidores, de líderes comenzaran una obra que todavía en nuestros días continua viva y pujante.

El Servicio dentro del liderazgo trae consigo la oportunidad de ayudar y dirigir a otros a lograr sus objetivos. El ministerio de Jesús se enfocó, no solo en cumplir la obra vicaria y redentora en la cruz, también se enfocó en preparar personas (sus discípulos) para la continuidad de esa obra. Una característica que deben tener los líderes es la de ser facilitadores. Ser un líder no es pretender hacerlo todo, mucho menos querer ser el protagonista. El verdadero servicio de un líder es ser un puente para conducir a otros a lograr su máximo potencial. “Los verdaderos líderes tienen la capacidad y la humildad para seleccionar compañeros de equipo que son líderes en potencia”. (Wiersbe, 2011) Para el pastor bautista, Dr. Miguel Núñez “El que lidera es el que hala a los que vienen detrás y el que determinará hasta donde llegarán los demás”. (Núñez, 2019) Esto es una gran responsabilidad. Como comenté al principio, muchos desean diferentes llamados, y eso es muy bueno. Dios ha llamado a muchos hombres y mujeres a diversos ministerios, pero la realidad es que todos hemos sido llamados a llevar a cabo el ministerio más maravilloso, hemos recibido un llamado a servir como el maestro Jesús.

Pastor Luis Enrique Pérez Cruz

IDDPMI, Mora, Isabela

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram