¡Nunca te detengas!

“Desde mi escritorio”

Siempre se ha dicho que la vida no es fácil. Esta famosa afirmación es muy cierta. Todo en la vida cuesta trabajo y esfuerzo. Es por esa razón que debemos esforzarnos para lograr lo que deseamos en la vida. Muchas personas no han logrado sus objetivos porque se han detenido en el camino, se han enfocado más en los obstáculos que en sus objetivos. Ciertamente se presentarán diversos obstáculos en el camino, pero la mirada tiene que estar fijada en la meta, en el sueño que tuviste al comenzar la carrera. Ya que has comenzado, nunca te detengas. No permitas que las malas influencias afecten tu avanzar. Siempre habrá gente que te dirá que no puedes. Siempre habrá gente que se quedó en el camino y tratarán de que seas uno de ellos. ¡Nunca te detengas!

Los obstáculos siempre estarán en el camino. Estos pueden ser una barrera para detenerte o bien los puedes utilizar como escalón para subir a otro nivel competencia. El apóstol Pablo también se había aventurado en una maravillosa carrera y sabiendo lo que esto implicaba escribió a sus lectores filipenses, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4: 13). ¡Ahí está la clave del éxito! Solo, nunca podrás lograr nada. Jesús dijo, “Sin mí nada puedes hacer” (Juan 15: 5). Con esta profunda expresión Pablo deja claro que por sus habilidades humanas le sería imposible lograr lo deseado. Es la ayuda divina, el poder de Dios en él, que le asiste y le otorga lo necesario para salir victorioso. Sabiendo esto, Pablo nunca se detuvo en su caminar ministerial.

No te enfoques en el pasado, no permitas que el ayer detenga tu hoy y te impida llegar a tu mañana. Pablo expresó que, todavía no había alcanzado la meta, pero no se detenía, olvidaría todo lo que quedaba atrás y se extendería hacia adelante. En tu caminar por la vida no vallas solo, que tu compañero de viaje sea Dios. Esfuérzate, enfócate en la meta, en el sueño que tuviste al comenzar, si por alguna razón caíste en el camino, levántate y continua. Lo lograras, llegarás a tu destino en el nombre del Señor. Sigue hacia adelante y no importa lo que te encuentres en el camino, ¡NUNCA TE DETENGAS!

En el amor del Señor,

Pastor Luis E. Pérez Cruz
IDDPMI Mora, Isabela
Febrero 2021