Un buen hombre

La escritura de hoy: Romanos 3:10-18

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios (Efesios 2:8).

«Jerry era un hombre bueno —señaló el pastor en el funeral de Jerald Stevens—. Amaba a su familia, era fiel a su esposa, sirvió a su país en las fuerzas armadas, fue un excelente padre y abuelo, y un gran amigo».

Pero después, el pastor explicó que la buena vida que llevó este hombre no era suficiente para asegurarle un lugar en el cielo… ¡y que el propio Jerry habría sido el primero en decirlo!

Jerry creía lo que expresa la Biblia: «Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23), y «la paga del pecado es muerte» (6:23). Su destino final y eterno no dependía de haber vivido una vida realmente buena, sino de la obra de Jesús que había muerto en su lugar para pagar el castigo por el pecado. Él creía que cada uno de nosotros debe aceptar personalmente el regalo de Dios, que es la «vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (v. 23).

Jerry fue un buen hombre, pero jamás podría haber sido «suficientemente bueno». Abre el enlace siguiente (o escanea el código QR) para conocer la historia de Rasool Berry en el video En busca de Jesús. Él, como nosotros, tuvo que aprender que la salvación no es resultado del esfuerzo humano. «Es don de Dios» (Efesios 2:8).

«¡Gracias a Dios por su don inefable!» (2 Corintios 9:15).

De:  Cindy Hess Kasper

 

Reflexiona y ora

Querido Dios, gracias por el regalo de la vida eterna para todos los que tienen fe en ti.
¿Cómo le testificarías a alguien que cree que sus buenas obras le ganarán un lugar en el cielo?