Obstáculos para escuchar

¿Qué tan agudo es su oído espiritual? Hágase las siguientes preguntas:1. ¿QUÉ TAN BIEN CONOZCO A DIOS? No conocer el carácter de Dios y lo que le agrada hace que sea difícil escucharlo.2. ¿HE ESTADO DEMASIADO OCUPADO COMO PARA DEDICARLE TIEMPO A DIOS? No podemos escucharlo ni responderle cuando no hay espacio suficiente para Él en nuestra agenda o en nuestra mente.3. ¿CREO QUE DIOS HABLA A TRAVÉS DE SU ESPÍRITU SANTO? Si no creemos que nuestro Padre celestial nos habla de manera personal, no escucharemos su voz.

4. ¿TENGO SENTIMIENTO DE CULPA? A menos que vivamos en la libertad del perdón de Dios, que Cristo ganó para nosotros en la cruz, la culpa falsa reducirá nuestra capacidad de escuchar.

5. ¿SIGO COMETIENDO EL MISMO PECADO? A menos que nos arrepintamos de nuestras transgresiones, estaremos albergando pecado, lo que hace que escuchar al Señor sea difícil.

6. ¿QUÉ TAN BIEN RECIBO CRÍTICAS Y CORRECCIÓN? Nuestra tendencia es rechazar al mensajero sin determinar si fue enviado por Dios.

Los creyentes tenemos la responsabilidad de escuchar con atención y de estar conscientes de sí mismos (Lc 8.18). Reflexione en estas preguntas con un corazón receptivo, y Dios le guiará a los siguientes pasos que Él quiere que dé.