Cazadores de tormentas

La escritura de hoy: Salmo 107:23-32

[Dios] cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas (v. 29).

 

«Cazar tornados —dice Warren Faidley— suele parecerse a un gran juego 3D de ajedrez en un tablero de miles de kilómetros cuadrados». El fotógrafo, periodista y cazador de tormentas agrega: «Estar en el lugar correcto en el momento preciso es una sinfonía de pronóstico y navegación mientras uno esquiva desde granizo del tamaño de una pelota de softbol hasta tormentas de polvo y equipos agrícolas arrastrados».

Sus palabras me hacen temblar. Aunque admiro la valentía y el hambre científico de estos cazadores, rehúyo involucrarme en eventos climáticos potencialmente fatales.

En mi caso, no tengo que perseguir tormentas en la vida… parece ser que ellas me persiguen a mí. Esta experiencia se refleja en el Salmo 107, que describe a marineros atrapados en una tormenta, perseguidos por las consecuencias de sus malas decisiones. Pero luego, el salmista declara: «Entonces claman al Señor en su angustia, y los libra de sus aflicciones. Cambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus ondas. Luego se alegran, porque se apaciguaron» (Salmo 107:28-30).

Ya sea que las tormentas de la vida sean el resultado de nuestro proceder o de vivir en un mundo caído, nuestro Padre es más poderoso. Solo Él es capaz de calmarlas; y de calmar nuestras tormentas internas.

De:  Bill Crowder

Reflexiona y ora

Padre, gracias porque tu poder es mayor que cualquier tormenta.
¿De quién buscas ayuda al enfrentar dificultades? ¿Cómo puedes confiar hoy en tu Padre celestial, que es mayor que cualquier tormenta?