El Cristiano y la Política

             La relación entre la política y el cristianismo ha sido una fuente frecuente de desacuerdos a través de la historia del cristianismo. Ha habido muchos pensamientos relacionados con la forma de concebir la relación entre el cristianismo y la política, prevaleciendo los que creen que el cristianismo debe tener poco interés o participación en la política o el gobierno. Una cosa no debemos perder de perspectiva, y es que Dios nos delegó la administración de este mundo, y una de esas formas se llama, política.

¿Qué es política?

La política es la actividad humana concerniente a la toma de decisiones que conducirán el accionar de la sociedad. El término guarda relación con la palabra “polis” que aludía a las ciudades griegas.  También lo podemos definir como el arte del buen gobernar. Por muchos años, personas dentro de las iglesias se han expresado en contra de que los cristianos participen activamente en los procesos políticos. Decían que, “el cristiano no se puede mezclar con las cosas del mundo.” Sin embargo, el fundamento bíblico indica todo lo contrario. La misma Biblia nos muestra ejemplos de hombres y mujeres a los que Dios posicionó en puestos políticos con el fin de cumplir sus propósitos a través de ellos. Ej. Daniel y los tres varones hebreos, estos ocupaban puestos políticos en Babilonia. José fue gobernador de Egipto, Esther se convirtió en reina, Saúl fue el primer rey de Israel, seguido por David y Salomón (La primera monarquía, establecida por Dios).

Dentro de todo esto debemos tener en cuenta nuestras responsabilidades. No podemos olvidar que el cristiano también es un ciudadano con derechos y deberes en la sociedad. Tenemos que salvaguardar las libertades cristianas y proteger nuestros principios y valores. La postura en estos asuntos políticos no pone en peligro la salvación de una persona. La ignorancia o falta de interés no aumenta la salud espiritual. La misión de todo cristiano con convicciones profundas y cuyo fundamento es Jesucristo, es influenciar con ideas bíblicas cristianas las decisiones de quienes gobiernan hoy. “Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; Mas cuando domina el impío, el pueblo gime” (Proverbios 29: 2)

Ahora, analicemos lo siguiente; ¿Debe el cristiano votar? ¿Debe postularse para ser elegido para un puesto político? ¿Será apropiado que los cristianos participen en la desobediencia civil? ¿Cuál es la obligación ética del creyente para con el estado?  Pues veamos.

Para el creyente más que una opción democrática, el votar es una responsabilidad. El no hacerlo significa “abandonar la responsabilidad compartida para el mantenimiento de la justicia del estado, y por lo tanto, es un incumplimiento del deber cristiano.

¿Debe postularse para ser elegido para un puesto político?

Si le llama la atención y siente que puede aportar para al mejoramiento del país o nación, definitivamente sí. Por culpa de muchos cristianos con pensamientos arcaicos y fuera de contexto hemos perdido mucho terreno en el ambiente de la política.

¿Será apropiado que los cristianos participen en la desobediencia civil?

Como dice el apóstol Pablo a los romanos, tenemos que obedecer a las autoridades que gobiernan, pero cuando el decreto o ley firmada por un gobernante atenta o está en desacuerdo con el mandato divino, nos vemos en obligación de desobedecer.

¿Cuál es la obligación ética del creyente para con el estado?

Pagar los impuestos, orar por los gobernantes, ser ejemplos en la sociedad.

Es de suma importancia que siempre tenga en cuenta lo siguiente; Sea primero cristiano y luego político. (No sea fanático)

Es necesario que tomemos en serio la responsabilidad que tenemos como cristianos. Estas son administrar esta tierra que nos fue encargada y velar que al igual que las leyes terrenales, las leyes de Dios se cumplan aquí.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram